Para este post cuento de nuevo con la brillante colaboración de mis alumnos de varios programas Generation de Marketing Digital de McKinsey y EOI, de los que he sido tutora. Tras analizar juntos las Profesiones del Marketing Digital, en esta ocasión exploramos la opción de trabajar como freelance de Marketing Digital. Analizaremos las posibles áreas de especialización, el target, las mentalidades y actitudes del freelance, los requisitos legales y los costes asociados a esta modalidad de trabajo. 

Áreas de Especialización como Freelance de Marketing Digital

El término freelance define al trabajador por cuenta propia, autónomo, independiente, que no depende de un único empleador. Suele tener varios y hasta muchos clientes,  y otros tanto proyectos. Trabajar como freelance no significa necesariamente trabajar en pequeños proyectos o hacerse cargo de todo lo relativo al marketing digital de pequeñas empresas, como a veces se piensa. De hecho podemos identificar unas áreas concretas de especialización en las que emplearse en proyectos y empresas de cualquier tamaño. Para hacerte una idea, echa un vistazo a cualquier plataforma de trabajo freelance. Cabe incluso la posibilidad de juntarse con otros freelance o agencias para abarcar proyectos de más envergadura. Las principales opciones de freelancing especializado dentro del marketing digital son:

  • Social Media Manager
  • Community Manager
  • Blogger/redactor
  • Especialista en SEO
  • Especialista en SEM
  • Analista digital
  • Consultor de marketing digital
  • Formador
  • Desarrollador de aplicaciones
  • Diseñador gráfico

Posibles clientes para un Freelance de Marketing Digital

El target del freelance de marketing digital suele ser:

  1. Empresas (pequeñas, medianas o grandes)
  2. Startups
  3. Comercios
  4. Profesionales (marca personal)
  5. Agencias de comunicación y publicidad
  6. Agencias de marketing
  7. Agencias de marketing digital, social media, posicionamiento web, etc.
  8. Medios de comunicación

Mentalidades y Comportamientos del Freelance de Marketing Digital

Trabajar como freelance implica reunir una serie de mentalidades y comportamientos, siendo las más destacables:

  • Capacidad de aprendizaje continuo
  • Flexibilidad
  • Adaptación al cambio
  • Capacidad de trabajo duro
  • Espíritu de sacrificio
  • Tenacidad
  • Paciencia
  • Buen dominio de la comunicación para relacionarse con los clientes.

A todas estas características, que habrá que tener en mayor o menor medida, hay que añadir que uno de los principales peligros que acechan a cualquier freelance es la sensación de soledad. Para combatirla puede ser muy positivo unirse a otras personas, por ejemplo en un espacio de coworking.

Plan de Comunicación y Venta

Freelance Plan de Comunicación y Venta

Creado por Carolina Navarro

Decíamos que un buen dominio de la comunicación es importante para abrirse paso como freelance. De hecho, darse a conocer y salir a vender constituyen una clave para el éxito.

La marca personal deberá cultivarse y verse reflejada en una web, un blog, en la participación activa en las redes sociales, etc.

Acciones de promoción de un freelance

Creado por Noelia Frontón

También habrá que dedicar un tiempo de calidad, además de una preparación adecuada, a la venta de los propios servicios, mediante networking y entrevistas personales. Y por supuesto es necesario gestionar, cuidar y fidelizar a los (buenos) clientes.

Requisitos Legales para ser Freelance

Básicamente podemos resumir en dos los requisitos legales imprescindibles para ser freelance y empezar a facturar como autónomo:

1º Alta censal en la Agencia Tributaria comunicando el inicio de la actividad profesional. Hay que acudir a la delegación de Hacienda y presentar el impreso 036 (de régimen ordinario) o 037 (de régimen simplificado). También hay que darse de alta en el impuesto sobre actividades económicas (IAE) con el modelo 840. Ambos trámites son gratuitos. Para obtener más información acerca de las obligaciones fiscales de empresarios y profesionales recomiendo consultar las indicaciones de la Agencia Tributaria.

2º Afiliación y alta en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) de la Seguridad Social, por Internet con certificado digital o DNI electrónico. El plazo máximo para solicitar el alta es de 30 días desde la comunicación del inicio de la actividad a la Agencia Tributaria. En la página del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) encontrarás toda la información pertinente, así como sobre prestaciones para emprendedores y autónomos (‘capitalización del paro’, reducciones, bonificaciones y ayudas, entre otras). El pago de la cuota de autónomos es mensual a través de domiciliación bancaria, siendo posible para trabajadores que causen alta inicial acogerse a la tarifa plana de autónomosRecordamos que la tarifa plana de autónomos permite el pago de una cuota fija de 60 euros mensuales durante los primeros doce meses, una reducción del 50% sobre la tarifa normal durante los 6 meses siguientes y una reducción equivalente al 30% de la cuota durante los 6 meses siguientes.

Costes del Trabajo Freelance

A continuación listamos los principales costes en los que incurre un freelance:

  • Cuota de autónomos: desde 60 euros iniciales hasta una cuota mínima mensual de 286,15 €.
  • Asesor fiscal: entre 50 y 80 euros al mes. No es recomendable que sea el propio emprendedor quién se haga cargo de las actividades fiscales y mucho menos que dedique parte de su tiempo a la formación en materia tributaria.
  • Ordenador adecuado, en función de las necesidades del trabajo, además de ratón, teclado, tablet, smartphone, impresora, papel, bolígrafos, cutter, puede que incluso una cámara de fotos, objetivos, trípode, iluminación… etc. Por un total estimado de unos 2.500 euros iniciales.
  • Software: el paquete office de Microsoft y Adobe cuesta, por ejemplo, unos 70 euros al mes. Dependiendo de la actividad prevista, hará falta comprar y suscribirse a varios programas o aplicaciones específicos, tales como Dropbox, Evernote, Hootsuite, Vimeo Plus, etc.
  • Internet y teléfono: coste estimado de 70 euros mensuales.
  • Transporte: a partir de 30 euros mensuales para visitar a los clientes o acudir a un espacio de coworking.
  • Alquiler eventual espacio de trabajo. 
  • Formación: Los profesionales del marketing digital necesitan actualizarse y seguir formándose constantemente. En algunos casos la formación será gratuita y en otros de pago, mediante  libros, revistas, cursos, talleres, webinars, etc.

Los impuestos merecen un capítulo a parte, ya que están directamente relacionados con la facturación. En cada factura emitida hay que practicar una retención de IRPF (15% o 7% para nuevos autónomos): se trata de un pago a cuenta que se corregirá posteriormente en la Declaración de la Renta anual -que saldrá a pagar o a devolver-. En cuanto al IVA, hay que repercutir en factura el 21% (o el 4% si, por ejemplo, se venden libros; sin IVA, si los servicios son de formación) del importe bruto, que obligatoriamente ingresaremos a Hacienda en nuestra declaración de IVA trimestral. El IVA es un impuesto neutral para el empresario, que ingresa a Hacienda el IVA cobrado a sus clientes, actuando como mero intermediario fiscal. En la liquidación trimestral del impuesto se resta del IVA repercutido a los clientes el IVA soportado en las compras a proveedores, ingresando a Hacienda el saldo positivo o trasladando el saldo negativo a la siguiente liquidación (IVA a compensar), pudiendo también solicitar su devolución.

Como ves, el marketing digital ofrece buenas opciones profesionales también para las personas que se plantean un trabajo freelance, por cuenta propia. Espero que este post te haya resultado de interés, al tiempo que te animo a emprender el desafío 🙂

Si estás pensando en trabajar por tu cuenta o en crear tu propia agencia de marketing digital, mi guía práctica para la revista Emprendedores ‘Cómo crear y potenciar una agencia de marketing y comunicación‘ puede guiarte paso a paso.¡ Si tienes cualquier duda, contacta conmigo!

Cómo crear y potenciar una agencia de marketing y comunicación