Una buena amiga y reconocida profesional me manda este whatsapp: «¿Está bien mi perfil de Linkedin, para que pueda moverlo?” Es sabido que trazar una estrategia en redes sociales es complejo y lleva tiempo.  Aún así, mi respuesta inmediata es: «Le echo un vistazo y te digo”. Con los amigos hay que volcarse…

Para poder darle unas indicaciones de “primeros auxilios” y rápida implantación, analizo su perfil y actividad en Linkedin, para comprobar que el “ABC” esté correctamente ejecutado. Te presento ahora la checklist de los aspectos principales del perfil de Linkedin, para que tú también des un repaso al tuyo y sientes las bases o mejores tu presencia en esta red social, tan importante en nuestra faceta profesional.

1-Titular. Se encuentra inmediatamente debajo del nombre y se utiliza para reflejar el posicionamiento de la persona. Me gusta definirlo como “etiqueta de perfil”. Las preguntas a las que responde es: “¿Cómo quieres que te perciban?” “¿Con qué sector/actividad/competencias quieres que te asocien?” Es muy importante acertar y buscar la mejor combinación de términos que nos defina lo más exactamente posible y las palabras clave a través de las cuales quieres ser encontrado. Algunos ejemplos: “CEO en …”, “Mentora de voz y comunicación en público”. Sin embargo, no me gusta nada eso de “en búsqueda activa de empleo”. Me parece que se está desperdiciando la oportunidad de ser asociado con un determinado sector o perfil en el que se tiene experiencia y se quiere permanecer.

Para acertar, es muy recomendable hacer benchmarking, cotejando cómo otros profesionales similares han solucionado el expediente. Además Linkedin nos permite ser creativos en este apartado, dejando la libertad de poner los términos que uno quiera. Algo que no deja hacer en otra casilla, “Sector”, donde hay que elegir entre opciones predeterminadas. Es cuestión de suerte que tu actividad encaje, pero en muchos casos se trata de un encaje parcial.

2-Imagen del perfil. Debe ser de tipo profesional. Sé que exagero un poco cuando digo en mis clases, para que se me entienda: “en Linkedin, los chicos con corbata y las chicas de peluquería”. Lo que sí es importante es que la imagen del perfil resulte auténtica y acorde con la actividad que se desarrolla. A un alumno, cortador profesional de jamón, recomendé que pusiera una foto en la que aparezca uniformado para el desarrollo de su profesión; para que nadie que vea su perfil se confunda. La foto habla de ti, debe ser actual y permitir reconocerte – Linkedin se utiliza antes de reuniones o eventos -. El marco redondo de Linkedin debe enfocar tu cara mirando a la cámara. Quizás valga la pena contratar fotografías profesionales, aunque es cierto que bajo la influencia de otras redes sociales (Instagram), Linkedin ahora permite cortar, ajustar y aplicar filtros a la fotografía.

Otro elemento importante es la imagen de fondo o cabecera del perfil. Por defecto aparece un fondo azul y no todo el mundo sabe que puede cambiarlo, introduciendo así un elemento de diferenciación, capaz de impactar y de comunicar acerca de la actividad profesional, con un texto o una imagen que te defina.

3-Número de contactos. Sin tener necesariamente que alcanzar la “cifra mágica” de los 500 contactos – a partir de la cual en tu perfil aparece “+500”-, el número de contactos da pistas. Si tienes  7 contactos, significa que no estás activo en esta plataforma o que tan solo tienes esos contactos profesionales… y eso ciertamente no habla a tu favor. Creo que con un centenar de contactos de calidad se alcanza ya el “aprobado”.

4-Información de contacto. Es importante proporcionar nuestros datos, para facilitar el contacto de la forma más cómoda (teléfono, web, redes sociales, etc.) y conveniente para nosotros. No hay nada más irritante, cuando se quiere contactar con alguien – y Linkedin está para eso – que no poder hacerlo por falta de información.

5-Extracto. Otro punto muy importante del apartado «Presentación». En muchos casos no se aprovecha y directamente se omite. Craso error, porque es de lo primero que se lee – y en ocasiones lo único –. El extracto nos permite condensar nuestra experiencia, conocimientos, aspiraciones y capacidades, así como las palabras claves que nos definen. Para conseguir autenticidad, piensa también como te describen los demás. También podemos subir en este apartado algún archivo representativo (video, presentación, artículo, e-book, etc.). Sería una lástima desperdiciar esta oportunidad.

Linkedin ha recogido las 10 palabras más utilizada por los especialistas en selección en su propio extracto. “Specialized”, “Experienced”, “Leadership” son las 3 primeras.

6-Actividad. La actividad en Linkedin habla sobre la persona, sus intereses, sus competencias, su network. Puedes compartir publicaciones de otras personas – en este caso, siempre es recomendable aportar tu toque propio -, comentar, recomendar, así como elaborar tus propias actualizaciones. Una opción muy interesante es publicar tus propios artículos en Linkedin. Entre otras ventajas, aparecerá en un lugar destacado en tu «Actividad», cómo puedes ver en la imagen de abajo, con mi artículo sobre Marketing de guerrilla.

Publicar un articulo en Linkedin Actividad en Linkedin

7-Trayectoria profesional y académica. Se trata de reflejar de forma sintética, sincera  y ordenada los hitos de nuestro curriculum. Contar con los logotipos de las empresas en las que has trabajado o de los centros donde has estudiado, produce confianza y coherencia visual. Tan solo tendrás que localizar su página de empresa, mientras escribes el nombre de la “empresa” o de la “universidad”. También puedes subir archivos o vídeos, si pueden contribuir a explicar más y mejor sobre ti. También, si la tienes, es conveniente reseñar tu “Experiencia de voluntariado” en el apartado específico.

8- Aptitudes y recomendaciones.  En esta sección hay que elaborar una lista relevante de habilidades, para que nuestros contactos puedan validarlas. Y digo relevante porque “español”, por ejemplo, no me parece tal para quién haya nacido en España. A una alumna arquitecta recomendé eliminar “word” y “excel” y poner, en cambio, esos programas CAD tan complejos que manejan.  Linkedin deja que escojas los términos que quieras y puedes agregar hasta 50 aptitudes en tu perfil. Si no agregas ninguna, no se muestra esta sección, por lo tanto nadie podrá validarte. También hay que tener cuidado con la configuración de esta sección y asegurarse de que estamos permitiendo que los contactos nos puedan validar (en este caso les aparece un signo + al lado de cada una de nuestras varias aptitudes). Ahora Linkedin ofrece también la posibilidad de “hacer test de aptitudes”, en inglés y durante unos 15 minutos, para obtener una insignia que verifique tu aptitud. En cuanto a las recomendaciones, siempre es un plus  recibirlas y también darlas. Eso si, deberían ser sinceras y espontaneas y procedentes de profesionales reconocidos en sus campos.

9-Intereses y Grupos. Ahí se muestran las empresas, grupos y universidades que seguimos, demostrando de esta forma nuestro interés en ellos. Esto permite hacerse una idea más exacta sobre la persona. Hay que recordar siempre que se trata de un perfil profesional, por lo que es conveniente omitir intereses «raros”.

En cuanto a los Grupos, “dime a quién sigues y te diré quién eres”. También su número y tipología hablan de la persona. Debes buscar los grupos relevantes para tu actividad. Y no permanezcas en grupos languidecientes o inactivos.

10-Personaliza la url de tu perfil. La url de tu perfil aparece en la barra superior. Cuando creas tu perfil, Linkedin te asigna arbitrariamente una url compuesta por números y letras. Para personalizarla, pincha en: editar presentación/información de contacto (al final)/url del perfil (arriba). Se te abrirá una nueva pantalla, en la que además podrás editar la configuración de la visibilidad de tu perfil en Linkedin.

Una última sugerencia: está en tus manos notificar o no a tu red las modificaciones aportadas (cuando estás en modo “edición”, arriba, a  la derecha, se te presenta esta opción). Si has introducido cambios importantes vale la pena notificar, pero si no es así, es mejor no “importunar” a los contactos, procurando publicar solamente información valiosa.

Espero que este post te haya servido para dar un buen repaso a tu perfil de Linkedin y hacerlo “estelar” o incluso “super estelar” – categoría máxima de valoración en Linkedin -. Si es así, compártelo, por favor. Y si me he dejado algo importante en el tintero, me encantará que me lo digas. Linkedin es una herramienta muy potente y construir un buen perfil equivale a sentar unas bases muy sólidas.

Ciao 🙂

Como hacer tu plan de marketing en solo 5 pasos