Hace algún tiempo recibí este whatsapp de una buena amiga y reconocida profesional:  “¿Está bien mi perfil de Linkedin para que pueda moverlo?”

LINKEDINEs sabido que trazar una estrategia en redes sociales es complejo y lleva tiempo.  Aún así, mi respuesta inmediata fue: “Le echo un vistazo y te digo”. Con los amigos hay que volcarse…

El reto consistía en analizar su perfil y actividad en Linkedin, para poder darle unas indicaciones de “primeros auxilios” y rápida implantación: una especie de “Linkedin Express”. En la revisión del perfil había que comprobar que el “ABC” de Linkedin estuviera correctamente ejecutado. Por si te sirve para mejorar tu presencia en esta red social, aunque sea un  poquito, te diré como lo hice.   

1-“Etiqueta de perfil. Me gusta llamarla así. Es lo que Linkedin llama “Titular”.  Se encuentra inmediatamente debajo del nombre y se utiliza para reflejar el posicionamiento de la persona.  Las preguntas a las que responde es: ¿Cómo quieres que te perciban? ¿Con qué sector/actividad/competencias quieres que te asocien? Es muy importante acertar y buscar la mejor combinación de términos que nos defina lo más exactamente posible. Por ejemplo,  no me gusta mucho “en búsqueda activa de empleo”: me parece que se está desperdiciando la oportunidad de que nos asocien con un determinado sector o perfil en el que se tiene experiencia y se quiere permanecer. Para acertar es muy recomendable hacer benchmarking, cotejando cómo otros profesionales similares han solucionado el expediente. Además Linkedin nos permite ser creativos en este apartado, dejando la libertad de poner los términos que uno quiera. Algo que no deja hacer en otra casilla, “Sector”, donde hay que elegir entre opciones predeterminadas. Es cuestión de suerte que tu actividad encaje, pero en muchos casos se trata de un encaje parcial.

2-Fotografía. Debe ser de tipo profesional. Sé que exagero un poco cuando digo en mis clases:   “en Linkedin los chicos con corbata y las chicas “de peluquería”. Aunque soy consciente de que la foto más adecuada va en función de la actividad. De hecho hace poco recomendé a un alumno – cortador profesional de jamón – que pusiera una foto en la que aparezca uniformado para el desarrollo de su profesión: para que nadie que vea su perfil se confunda.

3-Número de contactos. Sin tener necesariamente que alcanzar la “cifra mágica” de los 500 contactos – a partir de la cual en tu perfil aparece “+500”-, el número de contactos da pistas. Si tienes  7 contactos, significa que no estás activo en esta plataforma o que tan solo tienes esos contactos profesionales… y eso ciertamente no habla a tu favor. Creo que con un centenar de contactos de calidad se alcanza ya el “aprobado”.

4-Información de contacto. Se encuentra en la columna de la derecha. Es vital proporcionar nuestros datos, para facilitar el contacto de la forma más cómoda (teléfono, web, redes sociales, etc.). No hay nada más irritante cuando se quiere contactar con alguien – y Linkedin está para eso – que no poder hacerlo por falta de información.

5-Extracto. Otro punto muy importante del apartado “Presentación”. En muchos casos veo que no se aprovecha y directamente se omite. Craso error, porque es de lo primero que se lee – y en ocasiones lo único – y porque nos permite condensar nuestra experiencia, conocimientos, aspiraciones y capacidades. También podemos subir en este apartado algún archivo representativo (video, presentación, artículo, e-book etc.). Es una lástima desperdiciarlo.

6-Actividad. La actividad en Linkedin habla sobre la persona, sus intereses, sus competencias, su network. Puedes compartir publicaciones de otras personas – siempre es recomendable aportar tu toque propio -, comentar, recomendar, así como elaborar tus propias actualizaciones. Una opción muy interesante es publicar tu propio artículo en Linkedin. Entre otras ventajas, aparecerá en lugar destacado en tu “Actividad”, cómo puedes ver en la imagen de abajo.

Linkedin actividad
7-Trayectoria profesional y académica. No tengo ninguna recomendación especial: simplemente se trata de reflejar de forma sintética, sincera  y ordenada los hitos de nuestro curriculum.

8- Aptitudes.  En esta sección hay que elaborar una lista relevante de habilidades, para que nuestros contactos puedan validarlas. Y digo relevante porque “español”, por ejemplo, no me parece tal para quien haya nacido en España. A una alumna arquitecta le recomendé eliminar “word” y “excel” y poner, en cambio, esos programas CAD tan complejos que manejan.  Linkedin  deja que escojas los términos que quieras y puedes agregar hasta 50 aptitudes en tu perfil. Si no agregas ninguna, no se muestra esta sección, por lo tanto nadie podrá validarte. También hay que tener cuidado con la configuración de esta sección y asegurarse de que estamos permitiendo que los contactos nos puedan validar (en este caso les aparece un signo + al lado de cada una de nuestras varias aptitudes).

9-Intereses. Ahí se muestran las empresas, grupos y universidades que seguimos, demostrando de esta forma nuestro interés en ellos. Esto permite hacerse una idea más exacta sobre la persona. Hay que recordar siempre que se trata de un perfil profesional, por lo que es conveniente omitir intereses “raros”.

10-Grupos. “Dime a quién sigues…” También su número y tipología hablan de la persona. Debes buscar  los grupos relevantes para tu actividad.  Y no permanezcas en grupos languidecientes o inactivos.

Si  este post te ha servido para dar un repaso a tu perfil de Linkedin, me alegro. Y si además has mejorado algún aspecto, todavía más 🙂 Una última sugerencia: está en tus manos notificar o no a tu red las modificaciones aportadas (cuando estás en modo “edición”, arriba, a  la derecha, se te presenta esta opción). Si has introducido cambios importantes vale la pena notificar, pero si no es así, es mejor no “importunar” a los contactos, procurando publicar solamente información valiosa.

Y si me he dejado algo importante en el tintero, me encantará que me lo digas. Linkedin es una herramienta muy potente para encontrar empleo y, en general, para relacionarse profesionalmente.