Desde el 1 de enero de 2015, en Italia, la fiscalidad de los libros electrónicos (ebooks) está  equiparada a la de los libros en papel, aplicándose en ambos casos el 4% de IVA. A este logro contribuyó notablemente una campaña en Internet, titulada #unlibroèunlibro. 

Objetivos claros para una Campaña de Éxito

Para que una campaña tenga éxito, el punto de partida es plantear muy claramente sus objetivos.

La campaña #unlibroèunlibro arrancó con unos pocos objetivos, explicados muy claramente:

  • Demostrar que una historia es una historia, independientemente del soporte de lectura
  • Favorecer la difusión del libro mediante las nuevas tecnologías
  • Sensibilizar los demás países europeos sobre este tema
  • Terminar con la discriminación entre libro y ebook: misma fiscalidad para ambos, en Italia y en Europa

objetivos-campana #unlibroèunlibro

La Campaña #unlibroèunlibro

Tener objetivos claros permite transmitir mensajes directos  y eficaces. Así arrancó la campaña #unlibroèunlibro.

Promovida por AIE (Asociación Italiana Editores), la campaña se orquestó alrededor de su sitio web a partir de octubre de 2014, coincidiendo con el semestre de la presidencia italiana de la Unión Europea.

Las redes sociales utilizadas, a través de las cuales la campaña se viralizó muy rápidamente en pocas horas, fueron Twitter, Facebook, Instagram.

twitter #unlibroèunlibro

Twitter @unlibroèunlibro

 

Facebook de unlibroèunlibro

Facebook de unlibroèunlibro

 

Instagram #unlibroèunlibro

Instagram #unlibroèunlibro

Los Resultados de la Campaña #unlibroèunlibro

El éxito principal de la campaña fue resultar decisiva para la equiparación fiscal entre libros electrónicos y en papel.

En la siguiente infografía podemos observar los principales resultados de la campaña en Internet, referidos a un periodo de tiempo muy breve: desde octubre de 2014 hasta el 23 de diciembre – día del anuncio oficial de la bajada al 4% del IVA de los libros electrónicos-.

  • Más de 92 millones de impresiones
  • 8.258 conversaciones el primer día
  • 41.500 el total de las conversaciones
  • 4.383 “pulgares abajo” (fotos de personas que adherieron a la campaña)
  • 12.569 visitas únicas al sitio web
  • Fuerte repercusión en medios de comunicación (prensa, radio y televisión) tanto nacionales como extranjeros
Resultados de la campaña #unlibroèunlibro

Resultados de la campaña #unlibroèunlibro

Claves del éxito de la Campaña #unlibroèunlibro

  • Objetivos claros
  • Mensaje directo y sencillo
  • Viralización inmediata de la campaña
  • Llamada a la acción que dio en la diana: los “pulgares abajo” contra la discriminación del libro electrónico superaron los 40.000, entre autores, lectores, editores
  • Respaldo inmediato de “influencers”: personajes conocidos en general y en especial del mundo de la cultura
  • Protagonismo del Ministro Italiano de Cultura, Dario Franceschini, que apoyó la iniciativa. El Ministro Franceschini es también escritor y muy activo en las redes sociales – en Twitter tiene más de 246.000 seguidores-.

Conclusiones

La campaña #unlibroèunlibro demuestra una vez más cómo la Web puede contribuir de forma determinante a cambiar una ley.

También destaca el enorme poder de movilización de Internet, en Italia en este caso específico, pero también en otros paises – la campaña #thatisnotabook arrancó en Francia en marzo de 2015-.

En España existe el hashtag #unlibroesunlibro, pero no tiene connotación fiscal.

La equiparación fiscal en Italia entre libro electrónico y de papel supuso un gran logro y sentó un precedente, que esperemos cunda y marque el camino a seguir también a nivel europeo. Como autora, también de libros electrónicos, y como lectora me encantaría que así fuera.